Desplegar menú lateral
30/11/2020

El IRTA y la empresa Globaldena Aux SL desarrollan un armario que inactiva el SARS-CoV-2 presente en tejidos

Foto de trabajo en la Unidad de Alta Biocontención. Fuente: IRTA (CC-BY NC-4.0)

Se trata del primer armario de Ecozono diseñado con un autoservicio desinfectante con ozono para prendas de ropa y calzado.

Los resultados preliminares realizados en la Unidad de Alta Biocontención del IRTA-CReSA demuestran que el armario inactiva el SARS-CoV-2 de las superficies textiles con un 99’9% de eficacia, combinado con otros factores como el tiempo transcurrido y la disposición de las prendas.

A raíz de la pandemia de la COVID-19 se han realizado varios estudios a nivel mundial para inactivar el SARS-CoV-2 en diferentes superficies y materiales usando diversas tecnologías. El Ingeniero J.A.G.G. de la empresa canaria Globaldena Aux S.L. ha desarrollado y patentado un armario que combinando ozono y luz ultravioleta es capaz de inactivar el SARS-CoV-2 que puede estar presente en la ropa. La validación del sistema se ha realizado mediante un estudio en las instalaciones de la Unidad de Alta Biocontención del Centro de Investigación en Sanidad Animal (CReSA) del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) y reafirma que el ozono es efectivo como agente de inactivación del coronavirus.

De forma natural y en un ambiente común como puede ser un almacén, una oficina o una tienda, cuando el SARS-CoV-2 entra en contacto con una superficie porosa como la textil va perdiendo la capacidad infectiva progresivamente en un periodo de horas o pocos días. En este estudio se demuestra que utilizando el armario de Ecozono se puede acelerar la inactivación del virus gracias a la combinación de 40 minutos de exposición de la ropa, la inactivación natural del virus y la disposición de las prendas dentro del armario. Las prendas deben de estar preferiblemente colgadas, de esta forma el ozono penetra mejor en el tejido y la inactivación es más eficaz.

Este sistema supondría una ventaja en la gestión de materiales textiles en tiendas de ropa y otros establecimientos porque permitiría ahorrar tiempo en las rotaciones rápidas de las prendas. En el caso que una persona infectada por SARS-CoV-2, ya sea con los primeros síntomas o totalmente asintomática, entre en una tienda y se pruebe ropa, existe un riesgo de que el coronavirus quede en las prendas. Este tratamiento de ozono permitiría acelerar el proceso de inactivación del virus una vez que las prendas han sido probadas. No sería necesario realizar una cuarentena de la ropa ni la desinfección manual por parte de los trabajadores.

Se trata de un tratamiento estandarizado y de uso sencillo que aporta seguridad y confianza, tanto a los trabajadores como a los consumidores. «Aunque la inactivación no es total, llega a alcanzar el 99’98% de reducción de la carga viral, esto significa que se reduce muy considerablemente la capacidad de transmisión de SARS-CoV-2 a través de la prenda, que puede ser manipulada con seguridad y tranquilidad por las siguientes personas», añade Cristina Lorca, directora del estudio en el IRTA-CReSA.

¿Cómo funciona el armario?

Ecozono es un armario (60,5x80x184 cm) de autoservicio desinfectante para prendas de ropa, calzado u otros materiales textiles. Su funcionamiento consta de tres fases, en la primera se genera ozono mediante unas lámparas de luz UV hasta alcanzar una concentración saturante dentro del armario. En la segunda fase circula el aire saturado de ozono a través de un ventilador que permite una distribución correcta y una acción sanitizante sobre los elementos presentes dentro del armario. En la tercera fase, el aire rico en ozono circula a través del neutralizador para ayudar a su degradación, de manera que se pueda abrir el armario de forma segura para el usuario. La tecnología del armario de Ecozono ya está disponible para fabricar a demanda de la empresa Globaldena Aux SL.