Desplegar menú lateral
20/11/2017

Granja Sanglas, de grup Batallé, se lleva el Porc d’Or con Diamante 2017

Las mejores granjas de porcino de 2017 se han dado a conocer durante la gala de entrega de los premios Porc d’Or que ha tenido lugar en Segovia a lo largo de la noche del 17 de noviembre.

Más de 800 profesionales del sector porcino se han desplazado hasta la ciudad de Segovia para acudir a la gala de la XXIV edición de los premios Porc d’Or a la excelencia en la producción porcina. En la misma, el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), organizador de los premios, junto a Zoetis, como co-organizador, han hecho entrega de 49 galardones a un total de 38 explotaciones de porcino pertenecientes a siete comunidades autónomas.

El máximo galardón, el Porc d’Or con Diamante, ha ido a parar a Zamora, concretamente a San Cebrián de Castro, donde se encuentra Granja Sanglas, de Grup Batallé. Este galardón se entrega a la considerada entre todas las explotaciones nominadas como la mejor en términos generales. Así, Granja Sanglas, que inició su actividad en 2012 y tiene un censo de 3.300 reproductoras, “aúna producción, rentabilidad, respeto medioambiental, bienestar animal, buen equipo humano, alto nivel de tecnificación y elevados estándares sanitarios”, según ha declarado el jurado de los premios.  

En términos de “Sanidad, Bienestar Animal y Medio Ambiente”, la granja oscense La Puebla – Agropecuaria del Isábena, de la empresa Mazana Piensos Compuestos, ha recibido el premio especial Porc d’Or del MAPAMA.

Por su parte, Granja Sant Martí, de Pinsos Grau S.A., situada en Sant Martí de Centelles (Barcelona), ha renovado su récord y se ha alzado por cuarto año consecutivo con el Porc d’Or a la Máxima Productividad, con la cifra de 37,86 lechones destetados por cerda y año.

Este año, como novedad, un nuevo galardón ha visto la luz: el premio especial Porc d’Or Zoetis a la Innovación, encargado de reconocer y potenciar la innovación en las granjas de porcino españolas. Se ha llevado este nuevo galardón Granja Balsa de Ves, de la empresa Afrivall – Vall Companys Grup, situada en Balsa de Ves, Albacete.

Siete comunidades autónomas y 38 explotaciones

Además de los cuatro premios especiales, se han hecho entrega de 45 galardones atendiendo a los criterios de Tasa de Partos (TP), Productividad Numérica (PN) y Lechones Destetados por Cerda de Baja (LDCB), otorgando una estatuilla de oro, plata y bronce para el primer, segundo y tercer clasificado, respectivamente, en cada uno de los criterios para las cinco categorías existentes, que agrupan las granjas en función de su censo de cerdas reproductoras (1ª categoría de 10 a 200 cerdas; 2ª de 201 a 200; 3ª de 501 a 1.000; 4ª de 1.001 a 2.000; y 5º categoría más de 2.001 cerdas presentes)

El primer puesto en la clasificación de premiados lo ocupa Cataluña con 21 galardones, ocho más que la pasada edición. Doce han ido a parar a Barcelona, cinco a Lleida, tres a Girona y uno a Tarragona. En total, nueve estatuillas de oro, seis de plata y seis de bronce.

Aragón se sitúa en segunda posición, con siete premios Porc d’Or (tres menos que el año anterior), cuatro para Zaragoza y tres para Huesca, siendo dos galardones de oro, tres de plata y dos de bronce. Castilla y León, muy cerca de Aragón, se mantiene en la tercera posición, con seis estatuillas (dos oros, dos platas y dos bronces) que han ido a parar a Segovia (tres), Zamora (dos) y Ávila (una).

Le sigue en la clasificación Navarra, con cinco premios (un oro, tres platas y un bronce); Galicia con tres para A Coruña (oro y bronce) y Ourense (plata); Castilla La Mancha con dos bronces para Toledo y Albacete; y, por último, La Rioja, que consigue una estatuilla de bronce.

De las cerca de 100 explotaciones nominadas a estos premios, finalmente 38 granjas han conseguido ser reconocidas con un galardón Porc d’Or.  

Los premios Porc d’Or tienen su base en el BDporc (Banco de Datos de Referencia del Porcino Español) y a fecha de hoy se analizan los datos de 850.000 reproductoras, repartidas en 700 explotaciones de todo el territorio español.

Los premiados han sido seleccionados por un jurado compuesto por profesionales y reconocidos expertos de la industria porcina, la investigación ganadera y la administración.

La gran celebración del sector porcino español

Los premios Porc d’Or representan ya el gran evento anual del sector ganadero en general, y porcino en particular. Productores y técnicos de toda España, empresas y personalidades ligadas a la porcinocultura, así como autoridades locales, autonómicas y nacionales, participan cada año en la celebración de estos premios.

En esta ocasión ha contado con la presencia de Isabel García Tejerina, ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, que ha asistido a la gala junto a la consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos; el director general de Producciones y Mercados Agrarios del MAPAMA, Fernando Miranda; el director general de Producción Agropecuaria e Infraestructuras Agrarias de la Junta de Castilla y León, Oscar Manuel Sayagués; el presidente de la Organización Interprofesional Agroalimentaria del Porcino de Capa Blanca (Interporc), Manuel García; el director general del Institut de Recerca i Tecnología Agroalimentària (IRTA), Josep María Monfort; y el director general de Zoetis España y vicepresidente de Zoetis Europa del Sur, Félix Hernáez.   

Veinticuatro años de reconocimiento a la excelencia

El Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) creó los premios Porc d’Or en 1994 con el objetivo de reconocer el trabajo de aquellas empresas y explotaciones de porcino que, gracias a su profesionalidad y esfuerzo y a la utilización de las mejores técnicas de producción, son capaces de superar los nuevos retos que continuamente aparecen en el desarrollo de esta actividad, actuando como puntas de lanza del sector porcino español.

Hoy día, en su XXIV edición, los premios Porc d´Or no solo están consolidados, sino que constituyen todo un referente para las empresas y granjas de porcino españolas, que ven en ellos un reconocimiento a la excelencia en el trabajo.