Desplegar menú lateral
20/05/2019

La colaboración ciudadana es clave para el seguimiento y control de la plaga del chinche apestoso marrón

  • Se trata de un insecto invasor que suele pasar los inviernos en las casas y causa daños muy importantes en los cultivos
  • El IRTA, junto con la UB y el DARP, han abierto un espacio web en la plataforma Natusfera para que los ciudadanos puedan informar de su presencia.
  • No es un insecto peligroso para las personas, pero sí molesto.

El chinche apestoso marrón, Halyomorpha halys, es un insecto invasor que se encontró por primera vez en Cataluña en el 2016. Es originario del continente asiático y poco a poco se está extendiendo por todo el continente europeo; gracias, entre otras razones, a que le gusta esconderse en los vehículos de motor (coches, camiones, etc.) lo que le permite colonizar fácilmente nuevos territorios.

Es una plaga muy polífaga que, en Europa, se ha encontrado ya en más de 100 géneros de plantas, y puede producir muchas pérdidas económicas en algunos cultivos como los frutales (melocotón, pera, manzana, avellana), hortícolas (pimiento, tomate), cultivos extensivos (maíz, soja) y en cultivos ornamentales (muchos géneros).

Además, puede causar molestias a los ciudadanos, dado que suele pasar el invierno dentro de casas o construcciones hechas por el hombre, pudiendo entrar en gran número en los domicilios particulares durante el otoño. Con el buen tiempo primaveral, los individuos que estaban hibernando empiezan a salir de las casas y otros lugares para ir hacia las plantas de la calle. Por lo tanto, la ciudadanía los encuentra en sus casas con más frecuencia en estos dos momentos del año, otoño y primavera.

Por este motivo, se ha abierto un proyecto de colaboración ciudadana a través de la plataforma Natusfera (https://natusfera.gbif.es/projects/hh-wanted), para que los ciudadanos puedan aportar observaciones de esta especie exótica. Este proyecto está impulsado por el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), la Universidad de Barcelona y el Departamento de Agricultura de la Generalitat de Cataluña.

Los ciudadanos que observen un insecto que les pueda parecer que es el chinche apestoso marrón, pueden hacerle una foto y subirla a la página web antes mencionada. La foto será revisada y se identificará si se trata de la especie invasora o de otras especies autóctonas a las que se parece. Con los datos se construirá un mapa preciso del alcance de la plaga en el territorio catalán.

De esta manera se podrá conocer con mayor precisión el alcance de distribución de esta nueva plaga, lo que permitirá diseñar mejores estrategias de control para la misma.