Desplegar menú lateral
26/06/2019

Almendra de Montaña. Adaptación de las nuevas variedades de almendro en regadío en la Conca de Tremp (Lleida)

                 

Aunque el cultivo del almendro es considerado un cultivo de la zona mediterránea, hay zonas de montaña, como la comarca del Pallars Jussà (Lleida), donde se ha contemplado como una alternativa válida en secano durante muchos años. Actualmente, la situación favorable del mercado de la almendra, junto con los malos años de precios del sector de la fruta dulce y los cultivos extensivos, ha hecho replantearse su cultivo como alternativa en las nuevas zonas de regadío en esta comarca del Pallars Jussà .

El sector de la producción de almendra en Cataluña ha evolucionado mucho en los últimos años. De ser considerado un cultivo tradicional de secano, a la situación actual con el cultivo en regadío, con variedades de floración tardía y extra-tardía, plantaciones intensivas o súper-intensivas, precios y consumo en crecimiento, etc., lo cierto es que la concepción y las necesidades actuales de las explotaciones de almendro nada tienen que ver con las de hace unos años.

Es por ello que el sector necesita nuevos conocimientos técnicos y de gestión que se adapten a los nuevos conceptos de explotación y es aquí donde los proyectos demostrativos que el IRTA y el Departamento de Agricultura (DARP) están llevando a cabo permiten ir transfiriendo los nuevos conocimientos técnicos en el sector para poder resolver las necesidades actuales.

Dado que las condiciones climáticas de la zona no son las del litoral Mediterráneo, las variedades a considerar deben evitar las heladas tempranas, lo que hace que se opte por valorar las de floración tardía y extra-tardía.

Almendra de Montaña es un proyecto demostrativo IRTA-DARP que se desarrolla principalmente en una finca experimental de Tremp (Lleida) que se plantó en 2014 con un total de 13 variedades. La idea es poder determinar cuáles son las variedades que mejor se adaptan a las condiciones agro-climáticas de la zona, buscando mejorar la producción y sostenibilidad y ofrecer así una alternativa agrícola de futuro en zonas tradicionalmente desfavorecidas y en regresión.

En la última jornada del almendro, organizada por el IRTA en Les Borges Blanques el pasado 29 y 30 de mayo y que acogió a más de 700 asistentes, Marta Maldonado, técnico del IRTA, explicó este proyecto demostrativo que actualmente se está realizando para el sector de la almendra.